miércoles, 13 de agosto de 2008

MI MALETA EN LA ESTACION NUEVA DELHI
Las estaciones de tren y todo lo que este relacionado a viajar en tren es una de las experiencias mas maravillosas y emocionantes que nunca me dejaran de sorprender, no solo por todo lo que puede ocurrirle a uno durante un viaje en tren especialmente si esta cruzando constantemente fronteras, sino por todo el insospechado mundo que se puede apreciar, vivir y sentir en las estaciones de tren.

Son lugares donde si uno se pone a pensar, hay siempre mucha gente a toda hora, donde hay siempre movimiento, son lugares de encuentro, puntos de referencia, lugares donde algunas personas viven, porque no tienen a donde ir o donde vivir, son espacios donde la gente espera, se expresa, se reencuentra con sus seres queridos y en donde trabaja muchísima gente, entre otras miles de cosas.

En algunos casos son la puerta de entrada a muchos países, es lo primero que uno pisa al bajar del avión o del tren en si, es el primer choque con imágenes, personas y su ritmo diario, y donde se puede comprobar que no es muy diferente al ritmo de correrías diario que uno tiene en su país. He estado en un sinnúmero de estaciones de tren y algunas me han impactado y sorprendido mucho, algunas veces se convertían en lugares de observación e interacción diario para mi y a veces me pasaba largas horas en grandes, desordenadas, bulliciosas, tenebrosas, pacificas, y desoladas estaciones de tren.

Cada país tiene su sistema de organización en cuanto al servicio de trenes y sus estaciones, y es realmente interesante y emocionante ir descubriendo esta organización y ver los contrastes y las diferencias. Desde la estación de tren de Paris con mas de cien años de antigüedad, ya se imaginaran la infraestructura, hasta llegar a descubrir que no es la mas antigua como la estación de tren de Budapest, una a locura subterránea que cruza nada menos que el Danubio, para ir de la zona de Buda a Pest son cosas que se van descubriendo cuando uno se adentra en las ciudades. O ver contrastes, como el cambio de trenes y estaciones de las ciudades de frontera francesas como de Saint Tropez a Mónaco, donde uno sube a un tren que parece una nave, maravilloso y lujoso, para llegar a la estación de Montecarlo donde uno siente que esta en otro mundo.

Y así, en el Cairo por ejemplo las estaciones parecen que se han detenido en el tiempo, con la infraestructura de 1940, inmensas e impactantes, de fierro, celosías de colores y miles de comercios, con enormes estatuas de granito de los principales faraones, y gente que va y viene y que recorre todos los días el gran territorio egipcio. En estas estaciones de los países árabes es muy raro encontrar personas cantando por algunas monedas, lo que si ocurre en las estaciones de tren europeos, muchas veces me he detenido a escuchar o apreciar una danza, o a grupos musicales de rumanos, rusos, polacos, latinos u otros artistas europeos cantando o tocando en solitario en las estaciones y vendiendo sus discos. Contrastes como pasar la estación de Venecia para llegar a la primera estación fronteriza de Croacia, y otras, como aquellas en las que ya no existen personas sino maquinas, donde uno paga y le entregan su ticket como en Bilbao o en otros tantos lugares donde ya no hay una voz amable y calida que le diga a uno: “Buenos Días, a donde desea viajar”.

Pero sin lugar a dudas uno de los sistemas ferroviarios mas extraordinarios y sorprendentes, es el que recorre todo el territorio de la India. Aun no logro salir de mi asombro cómo es posible que hayan construido una infraestructura tal en una inmensidad de territorio como el de la India y con tal cantidad de gente, realmente una maravilla de la construcción. Los recorridos entre ciudades son extremadamente largos, si se ubican en el mapa, de Nueva Delhi a Bombay son casi 40 horas de viaje en tren!!!. Aunque el territorio hindú no es tan accidentado como el nuestro, las líneas férreas cruzan campos de arroz, colinas con bueyes blancos, clásicos por aquí, campos áridos, ciudades, tiene mas de 6800 estaciones. Este sistema ferroviario tiene poco mas de 100 años y fue construido por británicos e hindúes, y tiene mas de 80 mil kilómetros de recorrido.

Había estado poco mas de un mes en Nepal y realicé un viaje de diez horas en bus a la frontera Nepalí-Hindú para tomar el tren a Nueva Delhi. La primera ciudad fronteriza Hindú se llama Gorakphur, y en esta zona hacia un calor insoportable, y tenia demasiadas cosas que cargar, tenia mi mochila, una pequeña maleta donde ponía información que recopilaba de cada país y otra pequeña maleta con documentos de viaje importantes, y que de hecho para un viaje de esta naturaleza, eran muchas cosas que cargar, pero en fin siempre habían triciclos y bicicletas que me llevaban algunas cosas a los controles fronterizos. Nepal tiene una población de 28 millones de habitantes mas o menos, pero India es todo un tema en cuanto a población se refiere!!!, actualmente son como 1,100 millones de habitantes y fue el primer contraste que sentí al cruzar la frontera, demasiada gente por todos lados y un gran letrero que decía: “WELCOME TO INDIA”.

En camino a la estación de tren de Gorakphur vi campos de arroz, gente que vendía de todo, gente, personas en moto, triciclos , bicicletas, carretillas, carros muy antiguos, carpas del ejercito donde vivía gente. Este paso fronterizo tiene una gran similitud a la ciudad fronteriza ecuatoriana de Huaquillas cercana a Tumbes, nuestra ciudad fronteriza y me transporte por un instante.

Llegue a la estación de tren y mas de una veintena de hombres, porque casi no veía mujeres en la calle, me abordaron para “ayudarme con mis maletas”. Muchas personas me miraban con recelo, otras con sorpresa, y otras me observaban demasiado como molestos. Estaba agotada, no sabia si bajarme aquí con toda esta gente tratando de llevar mis cosas, así que espere y observe alrededor, algunas personas usaban túnicas, vi construcciones muy antiguas de cemento de color rojo, muy deteriorado, eran la una de la tarde y hacia 39 grados, el smog, el polvo y la cantidad de basura que había alrededor me provocaba mas dolor de cabeza. Así que le dije al mismo chofer que me ayudara con mis cosas y así lo hizo. Entramos a la estación y todos nos seguían, me sentí un poco acosada y me dio cierto temor pero luego de unos días en India comprendí que era su forma de comportarse y ganar alguna propina. Lo que pasa es que como uno observa una multitud de personas uno piensa que van a acercarse a robar o agredir, pero no es así.

Subí al tren y parecía que estaba en 1940, vagones de acero con barrotes, parecían los trenes de la época nazi, oscuros, antiguos, algo deteriorados. No entrare ahora en detalle de los que viví en mas de 20 horas de viaje al interior de un vagón de tren hasta Nueva Delhi, mi destino final!! pero prometo contarlo en otra anécdota. Solo puedo decir que me quedé con una a mezcla de sentimientos e impactos en mis sentidos que jamás olvidare.

Tenia mi numero de asiento pero eso era solo una formalidad, porque dentro había tanta gente que en realidad uno debía buscar un sitio mas o menos cómodo y tranquilo, que no existía!!, sin embargo viaje sentada cerca a una ventana con barrotes, sin perderme cada estación. Paramos en cada una de las estaciones, la velocidad que a veces tomaba el tren era ufffff maravilloso y loco!!! A veces iba lento, otras zigzagueaba, a veces nos parábamos una hora y podía disfrutar de unos búfalos negros bañándose en los ríos, puentes largísimos. En algunas estaciones veía gente enferma en cama con suero, u otras con heridas, duchas publicas, gente dormida en el piso, niños discapacitados, gente vendiendo desde galletas hasta ropa, pasábamos ciudades, casas con personas viviendo en las azoteas en carpas o la intemperie, y de cuando en cuando subían vendedores a ofrecer una especie de frituras. Yo solo tenía mi buen abastecimiento de agua y fruta. Era imposible dormir, siempre subía y bajaba gente y los pasillos estaban colmados de gente. Por dentro todo era de acero y fierro, de color celeste claro, como hospital. Pregunte a un señor si ya faltaba poco para Nueva Delhi y me dijo: “Usted va a Old Delhi o New Delhi?”, pues habían dos Delhi!! Así que le dije que iba a New Delhi y me comento que ya estábamos entrando a la ciudad. Me pegue a mi estrecha ventana, ví mis maletas, ví la cantidad de gente y me dije: como voy a salir de esta estación con mis cosas?? . La estación era una inmensidad, la entrada del tren fue lenta y era una locura: carpas y carpas llenas de gente al borde de un río y en plena estación, grandes edificios plateados, casitas de cartón y de tela, vendedores, gente corriendo de un lado para el otro, carretillas, bicicletas, cargadores, bullicio y mas bullicio hasta que el tren se detuvo.

Espere con calma a que bajara un poco de gente y me quede allí observando todo. Cargue mi mochila y mis maletines en las manos, pero estaba tan débil que no daba mas. Camine hasta la puerta del tren y de verdad que no quería bajar, pero lo hice con dificultad y camine lo mas pronto hacia una pared. La gente se atropellaba una con otra y me quede allí, apoyada mientras tomaba aire y me ubicaba en el sitio. En eso, sentí que alguien me ayudaba por atrás con el peso de mi mochila, quien era?! un chico de unos 20 años con turbante rojo con una piedra y túnica, parecía que había salido de un cuento de las mil y una noche: “Help”, me dijo, y yo accedí pronto, y me deje llevar por él y confiar, estaba tan cansada y tenía tantos impactos en mi cabeza que ya no pensaba más. De forma muy ágil, levanto mi mochila y me dijo: “Come with me” y lo seguí. Entre la gran multitud comenzó a caminar rápido y yo detrás de él y comenzamos a subir escaleras. El mar de gente era impresionante, y el calor ni lo puedo describir, yo solo no perdía de vista su turbante y mi mochila, subimos el primer piso y él corría, y lo perdí de vista, así que apure el paso, el segundo piso fue terrible ya no daba mas, mi cabeza me latía de dolor y otra vez le perdí la pista, uy se llevara mi mochila, pensé??. El tercer piso era el último y llegamos a la salida, él estaba sentado en el piso con mi mochila esperándome. Al llegar, suspiré del agotamiento, pero lo vi con mi mochila y solo una maleta, horror!!!!!! y la otra maleta??????!!!!! Nooooooo!!!, Nooooo puede ser!!!y le dije en castellano, dejé mi otra maleta abajo!!!!, me miró sorprendido por el grito que di y en mi desesperación le dije: “Please wait, here, Ok”!!. Después me di cuenta de que lo había dejado solo con todas mis cosas, en fin!.

Baje a toda velocidad, la gente no avanzaba, me atropellaban, por ratos parecía imposible llegar, además no me acordaba si había dejado mi maleta en el tren o fuera de el. Llegue al sitio y busque alrededor, no veía nada, subí al vagón y nada! mire al piso y allí estaba!! Allí estaba, tal cual la deje!! Increíble nadie se la llevo!… subí volando otra vez, estaba mojada, mareada, agotada y preocupada porque pensaba que no encontraría a mi ayudante. Llegue al tercer piso y allí estaba mi ayudante tal cual lo deje, sentado encima de mis cosas y con una sonrisa, que bueno!. De aquí en adelante este chico se convirtió en mi guía, ayudante y hasta me consiguió el hotel.

Aun no se como es posible haber encontrado mis cosas en una estación de tren como esta, aun no se como mi ayudante anónimo me espero allí después de la orden que le di, y aun no se como he podido vivir esta peripecia en una de las estaciones mas concurridas y complicadas de la India y del mundo diría yo, de hecho siempre uno se encuentra con buenas personas en el camino de viaje. Me lleve una buena impresión de la población por este pequeño y significativo hecho que para mi resulto ser muy importante porque dice mucho de un país, de la riqueza de sus habitantes, algo que debemos aprender cada día, no solo con un extranjero sino entre nosotros mismos.

India es un país de contrastes extremos, un país donde aprendí mucho, donde me sentí segura, sobretodo como en mi casa porque su gente te acoge de verdad ofreciendo lo mejor de si. Hasta otro viaje!!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!
Errante:

Subir a un tren indio es una experiencia sumamente divertida…

Es toda una aventura como ya lo habrás comprobado…

JeJeJe ...

Una estación de tren en la India es por sí misma un microcosmos de la vida diaria en ese país.

Se la estuviste poniendo fácil a los ladrones…

Tu angelita de la guarda te quiere mucho y siempre muy atenta a prestarte ayuda…

Tienes mucha Suerte!

Anónimo dijo...

So far as I am able to judge, nothing has been left undone, either by man or nature, to make India the most extraordinary country that the sun visits on his rounds. Nothing seems to have been forgotten, nothing overlooked.

Mark Twain

Mikhaela dijo...

Hola!
Errante:

Definitivamente ese día descendieron angeles y más angeles… para asistirte…
Tuvistes mucho apoyo, protección y ayuda.

Sigo creyendo que a tu lado hay alguien que te quiere mucho y que te brinda ayuda angelical… aparte de mucho amor.

Siente afortunada…

Erranteviajero dijo...

Estimado Anonimo I, que buen comentario, me parece muy preciso y directo especialmente eso de que las estaciones indias son un microcosmos de la vida diaria!!creo que lo has definido perfectamente!!!realmente es como la representación viva del dia dia de un país y nos damos cuenta que todas las ciudades se mueven y tienen su ritmo diario tal cual el nuestro...Gracias por tu apreciaciones y por eso de mi angelita...

Erranteviajero dijo...

Hi, Anonimo, excellent this Twain sentence for make a definition about India. I like this part "..the most extraordinary country that the sun visits on his rounds".,,,its true and beautiful.
Thanks for read me

Erranteviajero dijo...

Hola Mikhaela, gracias por leer mis peripecias!!!...pues, sí, yo tambien creo que alguien me esta apoyando siempre,,,,pero sabes quien es? quien será? o que es esa ayuda angelical? existen los angeles?? en fin...creo que el espiritu de uno es mas fuerte de lo que uno cree y no lo sabemos valorar...Definitivamente ese chico fue un angel o alguien bueno simplemente no??
Gracias por tu comentario

Kiyan B dijo...

Hola!
Errante Viajera:

No es exactamente un tren indio...

pero es un tren muy especial...

http://es.youtube.com/watch?v=lRnfD2vGQb0&feature=related

Mikhaela dijo...

Holas!
Errante y Kiyan B:

Sí... El tren al cielo es un tren muy especial...

No todos vuelan con las alas del corazón, llevando sus emociones,yendo por los caminos de la verdad...

(y)(*)

Anónimo dijo...

Hola!
Errante:

5(*) para tí, Kiyan B...

Me apunto... al tren del cielo...

;) :)

Erranteviajero dijo...

Hola mis estimados lectores, que buena comnicacion entre ustedes y que buen video musical, me gusto la letra, el paisaje, las cantantes, todo..!!!!
Gracias por dar vida a mis articulos...