martes, 29 de enero de 2008

DANZA CON ELEFANTES EN CHITWAN

El Real Parque Nacional de Chitwan en la localidad de Sauhara en Nepal, es uno de los más famosos espacios naturales del Asia, lugar donde solía ser el campo de caza de la familia real no sólo nepalesa sino también inglesa, durante el siglo XVI. En este parque se puede disfrutar de un paisaje tropical con enormes mantos verdes rodeados por tres ríos: Rapti, Reu y Nayarani. Este parque es hogar de muchos animales, como los famosos tigres de bengala, rinocerontes, leopardos, venados, monos, aves de todo tipo, búfalos, jabalíes, o sea una fauna variada y una flora muy hermosa. Es considerada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad y es uno de los parques donde la preservación es el objetivo principal de los reyes del país.

Ya tenia un mes en Nepal y ya estaba pensando en quedarme otro mes mas, me sentía muy cómoda aquí y estaba aprendiendo mucho, así que planifique mi viaje al Parque Nacional de Chitwan, a la selva nepalí, a los pies del Himalaya. Viajé en bus desde Katmandú hasta Chitwan alrededor de 6 horas, me acompañaban turistas holandeses, canadienses e irlandeses, nunca latinos!!! Partimos a las 7,30 de la mañana, el bus se veía antiguo pero estaba bien, colocaron mi mochila en el techo y empezamos la travesía. Cuando entramos a la carretera pude ver a lo lejos las montañas de los Himalayas, se veían imponentes y contrastaban con las cumbres verdes de la selva. Llegué a una población con pequeñas casitas rurales de madera, rodeadas de cultivos de arroz. Mi programa de viaje en este lugar era muy variado y emocionante, tenia un paseo en elefante y una visita al centro de alimentación de elefantes y todo lo relacionado con ellos, una caminata en la selva, observación de aves, paseo en canoa por los ríos, un programa cultural nepalí que incluía música típica y otras cosas mas, pero lo que mas me emocionaba era el paseo en elefante.

Nos indicaron que debíamos estar preparados a las 9 de la mañana, y yo no pude dormir de emoción, sentía como si fuera mi primer paseo del colegio. Entonces llegó el día, nos reunimos en la entrada del albergue: una turista japonesa, una pareja de británicos y yo, esperando las indicaciones. Al poco rato llego el guía, y nos llevo a la “casita” del elefante. Observé una enorme escalera con una plataforma en lo alto, y a lo lejos un elefante bebe, al que estaban bañando. De pronto apareció nuestro elefante, era inmenso!!, de color marrón , lindo!!, siempre con su caminar lento, lo dirigían cogiéndolo de la trompa, aunque el ya sabia donde colocarse. Tenía una especie de silla de madera en su lomo. Subimos las escaleras y nos trepamos encima de esta silla donde cabíamos los cuatro, nuestras piernas y brazos libres, la silla nos quedaba a la altura del pecho. Nos acomodamos bien, y nos dieron las indicaciones del caso. Estábamos muy alto!!! Un jinete de elefante nos acompaña, él estaba cómodamente sentado en el cuello del elefante, chocando sus piernas con sus orejas y cerca de su trompa….!!!!lo envidiaba!! Mis pies tocaban parte de la panza del elefante, intente acariciarlo….pero luego pensé: “una presión de mi pie o de mi mano no será nada para este enorme animalito, ni lo sentirá!!! .

El elefante comenzó a caminar lentamente por las calles del pueblo, casi todas sin asfaltar, la gente nos saludaba, luego se nos unió otro elefante más que iba al mismo paseo. Todo se veía muy pequeño y lejos, estábamos a buena altura pero bien asegurados. La turista japonesa solo decía: "OH! HAI!,OH! OH!, HAI!...estaba impactada!!!, nadie hablaba solo observábamos. Entramos a la selva por el sendero habilitado para el recorrido, árboles inmensos, campos de arroz, agricultores con los sombreros típicos de paja y sus túnicas, búfalos negros que apoyan en las labores agrícolas -como las vacas para nosotros-, pequeños riachuelos, lagunas, el paisaje era muy hermoso. El movimiento del elefante lo sentía en todo mi cuerpo, se balanceaba muchísimo y de forma brusca y mi cuerpo iba al vaivén. Nuestro elefante elegía por donde caminar mejor, en un momento levanto sus patas para saltar una alambrada y nosotros moviéndonos a su ritmo, me imaginaba una pisada de elefante!!, se han puesto a pensar? un elefante joven pesa como 100 kilos, el nuestro pesaba como 4 toneladas y estábamos a 3 metros de altura!!. Mientras ocurría todo esto, nuestro guía nos iba explicando en perfecto inglés, la historia del parque y otros datos de interés. Me llamaba mucho la atención la facilidad con que el guía manejaba al elefante y la conversación que tenian entre ellos. Detrás de nosotros nos seguían seis elefantes más con turistas, era todo un espectáculo.

De pronto nos desviamos del grupo y nuestro elefante se quedo estático, el guía nos dijo: “silencio, parece que hay una manada de rinocerontes”, me asuste!, nunca había visto un rinoceronte en mi vida. Hicimos silencio y esperamos…cuando entre las ramas pudimos ver una manada de cinco rinocerontes, eran hermosos!! de color plomo plata, gordos, con su cuerno característico, estaban arrancando manzanas de los árboles, y comiendo felices. Los observamos unos segundos…hasta que se percataron de la presencia del elefante y huyeron en estampida, fue espectacular pudimos observar su recorrido. Corrían y levantaban polvareda y los árboles se quebraban a su paso. El guía nos aclara: “para nosotros el rey de la selva no es el león, es el elefante, es el mas fuerte de los todos los animales. Cuando un elefante pelea con un rinoceronte este sale herido y huye, no lo mata”.

Continuamos nuestro recorrido y salimos a una gran explanada de campos verdes y al fondo un gran río que parecía una laguna, aguas cristalinas, tranquilo, sin piedras. El guía nos dijo: “prepárense porque vamos a cruzar el río y a veces los elefantes quieren jugar…” nosotros no entendíamos nada. Observé a uno de los elefantes que comenzó a entrar al río con los turistas encima!!! Luego seguíamos nosotros…. auxilio!!!!, intente tirar mi cámara al campo o entregársela a otro guía cercano!!, la japonesa igual, gritábamos!!, mientras el elefante ya estaba entrando al agua…ya habían cuatro elefantes en el río. Nos mojamos hasta las rodillas, y nos reíamos, ….pero allí no termino todo, los elefantes comenzaron a jugar entre ellos y a llenar sus trompas de agua y comenzaron a bañarse, y por supuesto a nosotros también….fue la mejor ducha que había tenido en mi vida, super natural y con energía!!!, su trompa la llevaba hacia atrás, al costado, por donde quería, todos gritaban y se reían, estábamos totalmente mojados!!! y ya casi el agua nos llega a la cintura. Pero lo mas hermoso es que conversaban entre ellos, hacían ruidos con su trompa y “sonreían” , toda la manada estaba al centro de la laguna, los ruidos que lanzaban eran especiales y vibraba todo su cuerpo y yo lo sentía en mi cuerpo. Continuaban mojándose, movían sus orejotas y su trompa, y se sacudían, y todo esto con nosotros encima, imagínense!!! . Pero allí no termino el recreo!!…nuestro elefante decidió echarse y estirarse, o sea sus patas de adelante y de atrás quedaron estiradas y metía su cabeza debajo del agua y hablaba con los otros elefantes….fue un momento mágico!!, indescriptible!!!, era como que este animal nos había hecho participe de su juego natural y de su disfrute, de su paz.


El agua nos llegaba hasta el pecho, yo intentaba agarrarle sus orejas y lo logre pero solo por un segundo…estaban eufóricos!!!, sus movimientos eran lentos pero bruscos, y cada vez que cambiaba de posición nos afectaba, porque nos sacudía el cuerpo!!!. Se colocaba de costado, se deslizaba, llevaba su cabeza hacia atrás y el agua le cubría toda su gran cabeza hasta los ojos y el "jinete" termino nadando con el.

Por momentos lo elefantes entrelazaban sus trompas en señal de reconocimiento y saludo, nos explicaron. Aún se me ha quedado grabado en la mente los sonidos que emitían cinco elefantes juntos, era una mezcla especial de sonidos de agua y cantos de elefante.

Después de unos 20 minutos de diversión, los elefantitos se levantaron lentamente y siguieron el camino de regreso a casa. Nuestro paseo duro como 5 horas, mi cuerpo quedo un poco adolorido por el movimiento, pero feliz de haber tenido esta experiencia. Mi cámara resistió el golpe, menos mal y la turista japonesa se quedo muda después de esta vivencia!!.

Siempre he admirado a los elefantes, no solo por su imponente presencia, su fuerza y belleza sino porque es un animal del cual los humanos debemos aprender mucho, es solidario, noble, y especialmente sensible. Los elefantes asiáticos pueden captar vibraciones del suelo, lo que les permite alertar sobre desastres naturales, esto sucedió en el gran tsunami del 2004 en Tailandia, los elefantes que formaban parte de una excursión turística "lloraron" según sus cuidadores y, agarrando a los turistas con la trompa los subieron uno a uno sobre su lomo para después huir tierra adentro, salvándoles la vida. Si una cría de elefante muere, la madre lo transporta varios días y, finalmente, lo cubre de ramas y hojarasca antes de abandonarla, y cuando una manada pasa por un lugar donde murió un compañero, se detienen y permanecen en silencio durante unos minutos.

Para los habitantes de India y Nepal el Dios más popular es Ganesha, un Dios con cabeza de elefante y cuatro brazos, muy venerada, que representa el conocimiento, la inteligencia y la desaparición de los obstáculos, esto quiere decir, si en nuestro camino hay un obstáculo o impedimento Lord Ganesha ayudara a desparecerlo. En este viaje pude admirar y aprender mucho sobre los elefantes y el simbolismo que lo rodea, por eso en mi casa ahora tengo más de un elefante acompañándome y protegiéndome. Hasta otro viaje!




10 comentarios:

Mikhaela dijo...

Hola!
Errante:

El Real Pque Nacional de Chitwan posee un ecosistema único y de mucho valor para el mundo.

La forma más segura y conveniente de descubrir la jungla y su vida salvaje es a lomo de un Elefante ya que el viaje se realiza a través de un denso bosque.

Además viajando así, es fácil situarse muy cerca de otros animales como te ocurrió a tí con los rinocerontes.

Ganesha: Dios de la sabiduría,de los caminos y de las letras.

Es muy útil encomendarse a Ganesha antes de emprender alguna empresa difícil... El hará que lo que se empiece en ese momento llegue a buen puerto...

erranteviajero dijo...

Hola Mikhaela, gracias por tu comentario, asi es, es un ecosistema especial que hay que preservar. Me encomendare a Ganesha siempre....estuviste alli?
Hasta pronto...

Anónimo dijo...

Nomadic, adventurous traveller, that rare that you have not chosen to make a natural stroll by the jungle or in canoe.

Nevertheless, he was not bad to make safari in elephant, in the mount of the Boddhishattva.

leaving so it expresses the power of its knowledge and it wakes up you to the conscience of your destiny.

erranteviajero dijo...

Hi, Anomimo. Thanks for share your trips also, and for read me. I make too the ride with canoe in the river, very beautiful, I don´t forget all the activities, don´t worry. Thanks, see you.

bkiyan dijo...

Hola!
Errante viajera:

Ganesha, el elefante sagrado representa también la armonía entre el hombre y el universo en una simbiosis perfecta.

Además tiene un papel fundador en el budismo indio.

Cuentan que en el año quinientos de la era cristiana, una hermosa noche de verano, la reina Maya, una virgen dotada de gran belleza, recibió la visita de un elefante blanco. El animal penetró en la cámara real levando delicadamente en la trompa una flor de loto.

Ahora, según otras versiones, la reina Maya soñó que el elefante blanco que procedía de la Montaña de Oro , entraba en su cuerpo. Este animal onírico tenía seis colmillos que corresponden a las seis dimensiones del espacio indostánico: arriba, abajo, atrás, adelante, izquierda y derecha. Los astrólogos del rey predijeron que Maya daría a luz un niño, que sería emperador de la tierra o redentor del género humano. Aconteció, como se sabe, lo último. Nueve meses después de ese sueño, la casta reina dio a luz a Buda en los apacibles jardines de su palacio.

Desde entonces, en el sureste de Asia se venera al elefante blanco. El color blanco significa humildad y el número seis es sagrado.

Me parece que es por eso que anónimo dice que has realizado tu recorrido en la montura de Boddhishattva dejando así que el exprese el poder de su conocimiento haciendo que despiertes a la conciencia de tu destino.

Anónimo dijo...

Para mi visitar el Real Parque Nacional de Chitwan es como ser el protagonista principal de el "Libro de la Selva" por que allí es donde Kipling desarrolla la historia.

JeJeJe

Así es, Errante, "Hathi" es el verdadero Rey de la Selva...

Y hasta podriamos decir que en un sentido más amplio y universal es el símbolo de la fuerza y de la potencia, no sólo a nivel físico sino también en el plano mental y espiritual.

erranteviajero dijo...

Hola BKIYAN, muchas gracias por tu comentario y por explicarnos parte de la historia espiritual de la India, es realmente interesante y que bueno que el elefante haya causado tanto impacto en mis lectores...que bueno que todos lo admiren. Gracias por transmitir mas conocimientos sobre el tema.

erranteviajero dijo...

Hola Anonimo II, gracias por recordarme al libro de la selva, ya lo habia olvidado!!...es cierto Hathi es el mas fuerte pero a la vez sensible y noble...y es lo que muchas veces es dificil encontrar en las personas. Hay que aprender de ellos...

Mikhaela dijo...

Hola! Errante:

Gracias a tí. Por seguir compartiendo con nosotros tus aventuras y tus ideas.

Se podria decir que sí. Que de algún modo estuve allí...

Aunque no fue tan emocionante...

En Jeep todo es muy rápido.

Sophie dijo...

Errant :

Très intéressant et amusant ton blog