lunes, 29 de octubre de 2007

UNA TRAVESURA EN LAS PIRAMIDES EGIPCIAS

Había recorrido casi todo el territorio egipcio, pero aun me faltaban algunas cosas por ver, hay tantos lugares interesantes en Egipto!!, pero siempre El Cairo era mi punto de referencia y era el lugar donde planificaba mi siguiente viaje. Siempre fue un sueño para mí estar en estas tierras desde que estaba en el colegio, siempre desee estar cerca, tocar, observar y entrar a las pirámides, mi máximo sueño!!. A estas alturas de mi viaje, ya había entrado a Micerino, la única pirámide a la que permitían el acceso a los turistas y la sensación de estar dentro fue indescriptible, no solo porque comienzas a bajar hacia las profundidades del desierto, después que pasas una pequeña puertita, sino por todos los vestigios intactos que puedes observar dentro!!!, y que han sido dejados por los habitantes de una de las culturas mas impresionantes e interesantes del mundo.

Estaba en mi hotel haciendo una pausa, y siempre en la sala de televisión uno se encuentra con personas de todos los países del mundo y escuchas una mezcla de idiomas que a veces te aturde pero que al final es agradable porque todos entramos en la conversación de viajes y surgen de pronto las preguntas clásicas: De donde eres?, y donde has estado?. Por supuesto que cuando decía que era de Perú muchos se asombraban ver una mochilera latinoamericana por estos lugares y encima con rasgos árabes!!!, pero menos mal que poco a poco ya se están rompiendo estos asombros. Y es que son siempre muchos europeos, canadienses, americanos, o japoneses que viajan por tierras árabes.

Entre tantos turistas, había un grupo de jóvenes americanos que hablaban en voz alta y a mi lado uno de ellos que parecía el mayor del grupo y el padre de ellos. De pronto este chico inicio la conversación, me comento que se estaban poniendo de acuerdo para visitar las pirámides y luego comenzó a contarme su vida.

Al final de la conversación me dijo que si quería podía unirme al grupo y ver el espectáculo de luz y sonido en las Pirámides de Giza en la noche. Después de una larga conversación y de coordinaciones previas, acepté ir con ellos. Yo sabía que se debía llegar temprano para poder alcanzar a comprar las entradas y hacer la cola como en cualquier parte del mundo, así que quedamos en reunirnos dos horas antes del espectáculo en el hotel.

Al día siguiente nos reunimos a la hora pactada en la recepción del hotel y partimos. Éramos cuatro, Michael el chico que me hizo la invitación, un par de chicos más de unos 23 años y yo. Salimos del hotel y tomamos un taxi hacia el distrito de Giza, donde se encuentran las pirámides, claro, de noche la ciudad es totalmente distinta y no la reconocía, después de haber estado hace unos días en la zona. Michael tomo la posición de líder y guía del grupo y en especial aconsejaba a sus compatriotas de todo: “mientras estén en Egipto no paguen esto, entren gratis a esto, no confíen en nadie, no crean en nadie, cuidado con los árabes, no digan su nacionalidad …” me pareció un poco exagerado, pero en fin.

El taxi tomo una ruta diferente hacia las Pirámides, me gusto este recorrido, pude ver el zoológico de El Cairo, inmenso y muy iluminado!!!, muchos centros comerciales modernos, luego vimos el Hotel Pirámide, que tiene justo la vista de las habitaciones a las Pirámides, mmm que maravilla ¡!!.

Cuando llegamos, nos detuvimos en una especie de estacionamiento, todo lleno de arena. Michael, pregunto al chofer donde estaba la entrada a las Pirámides, y este le indicó, así que caminamos, yo solo seguía al grupo, estaba oscuro, parecía que estábamos entrando por la parte de atrás del acceso a la zona de espectáculo, por detrás de las pirámides. Estábamos caminando sobre arena todo el tiempo. Había mucha basura, carros, camellos estacionados, caballos y egipcios con sus turbantes y túnicas por todos lados, diciéndonos “horse, mister” “tour, mister”, “pyramid, miss”, tour en la noche?.

Michael era el guía y seguía caminando y nosotros detrás. De pronto veo las pirámides, estaba oscuro pero la luna ayudaba un poco, especialmente logré ver a la mas grande Keops, la arena se hacia mas densa por esta zona, y al parecer estábamos entrando por la parte de atrás de las pirámides, donde estaban los cuidadores de camellos y caballos, tuvimos que subir unos montículos un poco altos de arena para ver mejor. Aquí me di cuenta que mis compañeros de caminata intentaban ver el espectáculo gratis!!. El señor que alquilaba caballos nos dijo que estaba prohibido ingresar por este lado y que llamaría a la policía. Nos estábamos colando al espectáculo!!. Luego Michael admitió que quería observar el espectáculo gratis y yo ya estaba en el tema…que vergüenza!!! en fin. Así que ya no podía dar marcha atrás así que me arriesgué.

Caminamos rápido y le dije firmemente que si no era mejor entrar por el frente y con todos los turistas, como es debido y en perfecto español cambio de tema y me dijo: “he estudiado mucho la cultura de los Incas…”. Luego paramos en una tienda y Michael me invito una bebida. Luego a cada momento me preguntaba; “estas bien”…” cuidado, por este lado”, “por esta calle, esta bien”, y siempre trataba de ser muy atento conmigo. Creo que en este momento sintió que yo no estaba de acuerdo con este paseo nocturno, pero no tenia idea por donde regresar!!. Finalmente llegamos ha ubicarnos delante de las butacas y frente a las pirámides. La cantidad de gente era impresionante, buses y buses de agencias de viaje, repletos, llegaban y llegaban, turistas, embajadores, personas importantes, así que nos colamos y vimos el espectáculo sin pagar los 10 dólares que costaba la entrada.

Desde una pequeña duna observamos todo el show, maravilloso!!!, de pronto, la voz del narrador muy potente se sentía en todo el desierto: “Ladies and Gentleman” y la música clásica comenzó a sonar, mi estomago retumbaba y el sonido se esparcía en el ambiente. Las luces iluminaban partes de la gran pirámide, o a las tres pirámides en simultáneo, de acuerdo a como se iba desarrollando la Historia de Egipto. Me pareció muy hermoso el juego de luces y especialmente estar en el desierto en la noche, le daba un aire especial. En el espectáculo las pirámides hablan entre si, con voces en off, cuando hablaba Keops esta se iluminaba y cuando contestaba Micerino se apagaba Keops y así sucesivamente.

El frío era intenso, el viento helado, la gente tomaba fotos, solo se veían muchos flashes y se sentían exclamaciones de asombro y aplausos. El espectáculo duro 45 minutos. Luego nos fuimos a una zona mas libre para observar mejor a las Pirámides y los chicos se tomaron fotos aquí con toda libertad.

En la puerta de entrada al espectáculo observé paneles de información al turista. Este espectáculo se programa todos los días y en 7 idiomas distintos. El show me hizo olvidar un momento la falta que cometí sin querer, y agradecí porque no nos atrapo la policía, de todas maneras prometo no volverlo a hacer y la próxima vez tendré mas cuidado!!.

Fuera de ello disfrute mucho de las pirámides en todas sus presentaciones, disfrute del pueblo egipcio que me acogió muy bien, siempre con mucha hospitalidad y de sus costumbres aun intactas a pesar del tiempo. Volvería mil veces a estar frente a las pirámides. Hasta otra!!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

JaJaJa!...

No apruebo lo que hicieron pero bueno...

Nadie les va a quitar la gran experiencia que vivieron.

El espectáculo es impresionante y realmente vale la pena; uno ve, siente e imagina como era cuando los antiguos egipcios gobernaban en la zona.

Mikhaela dijo...

Por hacer cosas como esas son los otros viajeros los que nos perjudicamos...

Para uds. fue una aventura, una anécdota de viaje o una travesura...

La mala fama y el que nos dicriminen en determinados lugares encuentran muchas veces justificaciones en los malos comportamientos que alguna vez pudieron tener los viajeros que estuvieron antes...

Mikhaela dijo...

Sobre el espectáculo de Luces y Sonidos; verdaderamente es magnífico... Una llega a sentirse parte de la historia...

bkiyan dijo...

Hola! Errante:

Efectivamente como dices tú, anónimo y Mikhaela. El espectáculo de Luces y Sonidos es algo para tomar en cuenta cuando se viaje a Egipto. Los Ingenieros y artistas que diseñaron el espectáculo verdaderamente han sabido transmitir como fue la vida e historia del antiguo Egipto.

bkiyan dijo...

Es cierto lo que dices Mikhaela

La gran mayoría de veces las discriminaciones y maltratos a los viajeros encuentran justificación en los malos comportamientos de otros viajeros que no tienen conciencia de que son representantes de sus respectivos paises.