domingo, 21 de septiembre de 2008

AÑO NUEVO+ UN DEPARTAMENTO ALQUILADO + EL EJERCITO CUBANO

La isla de Cuba siempre ha dado que hablar, no solo por sus maravillosas playas visitadas especialmente por turistas europeos, sino por el sistema de gobierno socialista, que aun perdura a pesar del tiempo y los acontecimientos. Si no estoy mal en política internacional e historia, Cuba es uno de los pocos países en el mundo que poseen políticamente un Estado socialista, pero con una democracia popular y a pesar de los cambios que se están suscitando en el mundo, a nivel tecnológico, social, económico, político, y las nuevas corrientes de pensamiento, pues sigue casi intacto.

Bajo este sistema de gobierno, aún existen diversas barreras de comunicación hacia el resto de países, a nivel cultural, social, económico, intelectual, en todo sentido. Si bien algunos cubanos toman contacto con algunos visitantes, en realidad el contacto es básicamente con las personas que tienen algún comercio o servicio turístico, siendo un poco complicado interactuar con la gente del pueblo, que vive el día a día en la isla, panorama que poco a poco está cambiando.

Cuando uno de mis compañeros de trabajo me propuso hacer un viaje de año a nuevo a Cuba, me hizo mucha ilusión no solo por las playas, sino por la música, que tanto me gusta! y por supuesto por la gran historia de luchas y revoluciones que vivió este país, con personajes de gran fuerza social y política que cruzaron fronteras y que aun siguen teniendo seguidores como el Che Guevara o José Martí. Una vez decidido el viaje fuimos a la empresa Copa Airlines a comprar los boletos. Siempre para año nuevo es un poco complicado todo, pero logramos conseguir boletos para el 29 de diciembre. Al final viajamos tres personas, éramos dos chicas y nuestro “guardaespalda”, por decirlo de alguna manera, jajaja!. Ninguno de nosotros conocía Cuba, pero Fernando, como llamare a mi amigo, había estado recopilando información sobre la isla desde hacia meses y consultando entre sus amigos sobre hoteles, discotecas, lugares para comer y visitar.

Entre sus amigos, tenía a uno que era cubano y que vivía en Perú hacia mucho tiempo y este le dio el dato de un edificio en pleno centro de Cuba, donde alquilaban departamentos con todas las comodidades, por semanas, para turistas. Todos éramos un poco mochileros y nada de hoteles de 5 estrellas, así que preferíamos casas de hospedaje con posibilidad de interactuar con el pueblo, en otras palabras no hacer el turismo clásico del tour amarrado a un horario y a un guía, sacándonos a la volada de los sitios!. Con todo esto ya estábamos casi listos y el vuelo sería como sigue: Lima-San José-La Habana.

El vuelo hacia San José muy bueno, tranquilo y duró aproximadamente cuatro horas. Al bajar, la policía nos indica: “a la fileta, por favor”. Me encanta la forma de hablar de los caribeños, los identifica de inmediato y te alerta de que ya saliste de tu territorio y estas en otra realidad, por mas de que seamos latinos!!! Nunca dejará de llamarme la atención estos cambios de estilo y formas de hablar y con ello las costumbres de los pueblos. Recuerdo que en México cuando fui a un café, pedí una cañita para tomar mi bebida y a pesar de que hablábamos el mismo idioma no me entendía con el mozo. Después de hablar un rato, tuve que señalarle la “cañita” y me dijo: “Ahhhhh aquí se llama popote!!!” . En fin, la fileta era la fila por deducción, así que nos pusimos en la fila para mostrar nuestros pasaportes y cruzar el pasillo al tránsito.

Una hora después nos embarcamos en Cubana de Aviación directo a La Habana. Nos recibieron las azafatas muy alegres y amables, todas mayores de 50 para arriba, calculo! aproximadamente!. El avión estaba lleno y habían turistas de todas las nacionalidades. El acento característico de los cubanos es realmente encantador, aparte de que hablan casi cantando, no?.

Llegamos al aeropuerto de La Habana casi a las cinco de la tarde. Pasamos los controles respectivos, nos hicieron algunas preguntas, como por ejemplo donde estaríamos hospedados, así que Fernando como vocero oficial del grupo le explico, y luego preguntaron el motivo de nuestra visita. Los policías de migraciones parecían del ejército cubano por el uniforme que llevaban. Luego de los trámites, nos detuvimos a recoger información turística mientras Fernando hacia las coordinaciones con la señora del hospedaje. Según nuestro compañero, su amigo ya había contactado con la señora y le había indicado que llegábamos el 29 de diciembre, pero al hablar con ella parecía que no sabía nada o se había olvidado?!. Nos preocupamos un poco, porque nos dijo que esperáramos un momento y que llamáramos en una hora. Mientras tanto consultamos la dirección del departamento a un taxista, éste nos dijo que era un edificio que estaba en pleno centro de la ciudad frente al hotel Habana Libre, uno de los más grandes de la ciudad.

Nos dirigimos hacia el centro de La Habana. Recorrimos la bahía, inmensa, linda, casi al atardecer, las calles empedradas como envejecidas, algunos edificios de construcción muy antigua, un gran fuerte con un cañón, algunas plazas, y este fue el primer vistazo de la ciudad, no se veía mucho trafico, y nos llamaron la atención muchos autos de los años 1900, sedan antiguos “tipo buque” como le decimos aquí, marca Chevrolet, largos, muy largos, los cuales transitaban por todas las calles y avenidas. Un auto de estos en una calle empedrada de La Habana nos remitía a aquellos bares de la película El Padrino!!.

Nos quedamos en el lobby del Hotel Habana Libre a esperar un momento. Nuevamente Fernando llamo a la señora y finalmente nos dijo que nos esperaba en el departamento 300.
No fue difícil encontrar el edificio estaba como a tres cuadras del hotel. En el primer piso había como un estacionamiento con rejas de fierro negro, igual que en la entrada. El sitio parecía vacío, como abandonado. Aquí nos recibió una señora morena, delgada y baja. Nos saludo y le preguntamos si le habían llamado antes y nos dijo que si, que alguien le había llamado de Lima pero que no le habían dicho exactamente la fecha de llegada. Mientras subíamos al tercer piso, intentamos preguntarle algunas cosas de la ciudad, pero era una mujer de pocas palabras, hermética. Al llegar, ella utilizó un manojo de llaves y nos abrió el departamento, al lado habían dos puertas mas, suponíamos de dos departamentos mas.

El departamento tenia un pequeño pasillo, una sala-comedor amplia con un televisor antiquísimo inmenso, un balcón que daba hacia la avenida principal, tres habitaciones, dos baños, cocina con todos los utensilios para cocinar, todo equipado y todos los artefactos y la decoración hiper antigua, era 1900! parecía una casa que se había detenido en el tiempo, era un museo vivo!!Que bárbaro!!. La señora nos pidió llenar unas fichas con nuestro datos: edad, nombre, nacionalidad, numero de pasaporte, día de salida, etc. y no dio algunas indicaciones de seguridad, sobre la puerta, la electricidad, que no podíamos hacer reuniones y otras prohibiciones mas, lo cual me pareció bien a pesar de que éramos un grupo de turistas muy tranquilos!. Nos comento que los canales de televisión tenían solo programas producidos por el gobierno, poniendo especial énfasis en inculcar el nacionalismo entre sus habitantes. Luego nos comento que ella alquilaba otros departamentos más y que ella misma vendría a recoger las llaves para lo cual nos pidió firmar un cargo.

Después de estas coordinaciones, caímos rendidos a pesar de que nos pasamos algunas horas recorriendo e investigando las cosas que habían en el departamento, era impresionante toda la antigüedad de las cosas, era un museo verdadero!!!!Mis compañeros se quedaron pegados viendo la programación de la televisión y los programas culturales y los mensajes a la patria. Al día siguiente salimos a recorrer la ciudad, algunos jóvenes en las calles nos pedían revistas, o libros, suponíamos porque no tenían acceso a otra información tan solo la que se producía en su país. Después de caminar todo el día, visitar los principales lugares turísticos, cantar algunos boleros, rumbas y congas, visitar bares y recorrer el hermoso malecón de la ciudad, regresamos al departamento.

Compramos comida y cenábamos viendo televisión, comentando el día. Eran como las 11 de la noche y yo fui la primera en irme a la cama. En el silencio sepulcral de la noche, en plena madrugada, escucho a lo lejos algo que golpeaba, como si alguien tocara la puerta, como estaba media dormida y en el sueño cinco mil!, no hice caso al ruido y seguí durmiendo. De pronto, escuché varios golpes en la puerta realmente fuertes que me hizo saltar de la cama, nos levantamos los tres al mismo tiempo, asustados y semidormidos. Nos miramos! y escuchamos el tercer golpe, a punto de tirarnos la puerta encima!!!. Pero ¿quién era? ¿por qué la desesperación? ¿Habíamos cometido alguna falta?, ¿nos habíamos equivocado de edificio?, ¿Qué hacemos? ¿Llamamos a la señora? nos preguntamos. Nos acercamos a la puerta y Fernando pregunto:“Quien es por favor?” “Buenas noches”, contesto una voz, “abra la puerta, somos la policía”. Ante esta repuesta nos asustamos mas, pero no teníamos salida, hablamos entre nosotros y pues llegamos a la conclusión de que no habíamos hecho nada malo y que solo seria una revisión rutina, pero igual suponíamos lo peor.

Así que abrimos la puerta y entraron tres soldados uniformados y armados. Como es que la señora que nos alquilo el sitio, no nos dijo que vendría el ejecito de la revolución!!. Nos saludaron, y se presentaron. Uno de ellos se adelanto a chequear todos los ambientes del departamento y los otros dos se quedaron con nosotros: “pasaportes, compañeros”, nos dijo. Entregamos nuestros pasaportes y revisaron pagina por pagina con mucha paciencia y seriedad. Eran como las 4 de la mañana!!. “Alguno de ustedes ha estado en Estados Unidos, compañeros”, dijo. Nos quedamos mudos y sorprendidos por la pregunta. Nos miramos y Fernando dijo: ¿sí, yo he estado, hay algún problema? Y hubo otro silencio. “Pero no esta la visa americana en su pasaporte, compañero”, dijo el militar. “Es que fue hace muchos años”, dijo Fernando. Intentamos hacernos señas para apoyarnos, pero nada, ellos estaban al lado de nosotros, no sabíamos que buscaban, suponíamos que su presencia era por seguridad, una supervisión de rutina, pero las formas no nos gustaron y el interrogatorio tampoco. Después nos hicieron nuevamente las preguntas de cuando llegamos, cuantos días estaríamos, si era la primera vez en Cuba, pero hubo una pregunta clave: “¿quién les dio la información del alquiler de este departamento? pues dijimos la verdad, sobre el amigo cubano de Fernando y dimos el nombre de la señora que nos contactó.

Después de esta conversación, nos devolvieron nuestros pasaportes y al final nos dijeron: “muchas gracias y disculpas por la hora, compañeros, buenas noches”!.

Fuimos a ver nuestras cosas y todo estaba en su lugar, la adrenalina la teníamos a mil y luego nos fuimos relajando. Fernando gritaba por todo el departamento: Ay mataré a mi amigo!!! Y a la señora porque no nos dijo nada de esta seguridad!!!, será para todos la misma revisión o era inusual que unos turistas alquilaran un departamento?”, ¿entraran así a los hoteles?”, ¿será seguridad del Estado? etc, etc…

Esa noche no pudimos dormir más y al amanecer llamamos a la señora, pero no la encontramos por ningún lado. Luego de indagar sobre el hecho, nos informaron que cada edificio y a veces cada cuadra tiene una especie de delegado de la revolución, del gobierno, que informa si se ha identificado algún movimiento extraño en el edificio o en la zona y si hay extranjeros, y al parecer la delegada de este edificio informo y vinieron a verificar. No solamente eso, están organizados de tal forma que el Gobierno esta informado al milímetro de todas las acciones de cada persona nacional o extranjera en el país. Bueno respetamos el sistema, aunque un poco rígido, pero a pesar de que la cuartelera nos indicó todos los lineamientos de seguridad creo que se le paso comunicarnos este protocolo!!. Después de esto, ya nadie nos pidió mas información y la pasamos muy bien en la playa, en los bares, restaurantes, sitios turísticos, museos y cafés.

Tuvimos conversaciones muy entretenidas con los taxistas, hablando de política interna y externa!!!, la voz de los taxistas es la voz del pueblo, dicen por allí!! y bueno, todo país tiene sus formas de funcionar, sus problemas y también sus grandes fortalezas como esta maravillosa isla, donde los habanos, la cultura, los médicos y los deportistas son solo una pequeña muestra de ello. Posiblemente tuvimos que informarnos mas sobre el sistema de seguridad que existe en Cuba, pero aprendimos algo mas, a respetar los sistemas!, los cuales a pesar de los cambios vertiginosos, perduran a pesar del tiempo. Hasta otro viaje!!.

8 comentarios:

KiyanB dijo...

Hola!
Errante Viajera:

Mojas el pan en el plato vacío
y apagas la televisión,
abres la ventana y miras afuera
la ciudad te espera en algún lugar


Sales a la calle y llegas al muro
donde acaban todos,
donde empieza el mar


Cuentas los pasos regresando a casa
y prendes la televisión
te quedas dormido
cuando empieza el himno
te vas a la cama, te vas a soñar....


Luna, algo está sucediendo
que estoy sintiendo
que esta vez me están dejando solo
al menos solo como la noche
luna.......


Mojas tu cara como cualquier día
y te vas sin afeitar
te compras la prensa
y notas que al mundo
le ha cambiado el rostro, para bien o mal
Y sigues caminando.......


Luna algo me está sucediendo
que estoy sintiendo
que tal ves me están dejando solo.......(bis)


Mojas el pan en el plato vacío
y apagas la televisión
y sales a la calle y te vas al muro
donde siempre hay alguien, donde
comienza el mar.

http://es.youtube.com/watch?v=SMnPRaKcSAo

Anónimo dijo...

Hola! Errante:

Definitivamente tus vivencias superan todas las fantasias de nosotros los comunes mortales...

JeJeJe...

muy buena KiyanB tu selección musical. (y)

Mikhaela dijo...

Hola!
Errante Viajera:

Cuba es un país muy interesante y la Habana vieja es una de las ciudades más bellas de América Latina.

El alojarse en una casa particular tiene sus ventajas pero los controles son muy estrictos.

Felizmente que la casa en donde se hospedaron estaba autorizada legalmente para la renta a turistas sino se habrian metido en un gran lío. Quien renta la casa tiene que dar informe a las autoridades de quienes se alojan en ella.

Los Cubanos no abordan normalmente a los turistas, son muy bien educados se puede tener una muy buena conversación con ellos pero no debemos esperar que nos digan lo que piensan. Generalmente dicen lo que los turistas quieren escuchar.

Si. Muy buena selección musical KiyanB :)

www.portaldelperiodista.blogspot.com dijo...

Siempre bárbaro compañero, te agradezco la visita pasada, una abrazo. Juan Pablo Peralta

Erranteviajero dijo...

Gracias Kiyanb por publicar este video, buena forma de comentar, no conocia esta canción de Bosé. Me transporte por un rato a tierras cubanas!!! gracias por la musica.

Erranteviajero dijo...

Hola Anonimo, gracias por tu apreciación y por seguirme en estas aventuras, de verdad que me han pasado cosas un poco locas!y cuando reviso mis recuerdos ni yo puedo creer que me hayan sucedido...gracias

Errateviajero dijo...

Hola Mikhaela, si pues menos mal que estaba autorizada la casa sino hubieramos salido volando jajaja. Concuerdo contigo, la gente es super respetuosa, mmm y aunque ellos a veces no querian comentarme nada sobre la situación en su país yo insistia!!!me salía de vez en cuando mi vena periodistica!. Gracias por leerme y por tus comentarios.

Erranteviajero dijo...

Hola Juan Pablo, gracias por tu comentario. Estare al tanto de tus publicaciones en tu blog, derrepente puedes escribir algo de Perú.Saludos