domingo, 13 de julio de 2008

Un gran susto en una calle de Lisboa

UN GRAN SUSTO EN UNA CALLE DE LISBOA

Había estado recorriendo España algunos meses y estaba nuevamente en Madrid -mi punto de referencia-, y como todo nómada-errante decidí cambiar de rumbo y viajar a la acogedora Portugal. Antes de partir busqué información sobre Lisboa y todas las ciudades turísticas del país. Consulté en la terminal de autobuses sobre el viaje y me indicaron que el recorrido Madrid-Lisboa tomaba 9 horas y que partía en la noche, así que compré mi ticket y me alisté para el viaje. Sin informarme aun, casi nada, tenia dudas si los portugueses eran como los brasileros, suponía que por el idioma tenían algo que ver, pensaba si tenían alguna conexión y si eran tan alegres y encantadores como los brasileros. Venían a mi muchos pensamientos sobre el país y su gente, me ha pasado algunas veces, es como que uno se va creando expectativas y se va imaginando el espacio, seguro que algunos viajeros han sentido lo mismo.

Pero también sabia por la historia, que los portugueses eran grandes navegantes y comerciantes (descubrieron el camino marítimo hacia la India en el S. XIV), que a lo largo de su vasta historia los fenicios y cartagineses habían permanecido mucho tiempo en esta tierra al igual que los árabes, visigodos, que es el punto de comercio europeo mas importante y que en su territorio existe una ciudad llamada Oporto donde se elaboran justamente los vinos oporto.

En fin, ya aclararía todas mis dudas e imaginaciones, así que emprendí viaje. Mi bus tenía unos sillones sofás muy cómodos, música y video. Aunque no soy muy amante de los videos igual colocaron una película. En realidad yo quería dormir porque me sentía agotada, pero a veces no se puede controlar este tema de los videos. El bus partió a la hora exacta y la llegada estaba programada para las cinco de la mañana.

Tenia el dato de algunos alojamientos, pero nada seguro aún. A veces me programo con algunos datos como hoteles, buses, oficinas de información y en realidad no me han servido de mucho. He comprobado, que siempre el destino me lleva por otros lados mejores sin necesidad de tener tanta información, a veces lo que no se planifica sale mejor.

En el bus observé a muchas personas de color, parecían africanos, muy pocos españoles. Durante el recorrido, la policía subió al bus dos veces y pidió documentos a algunas personas. No entendía tanto control. A veces hay mucha seguridad y a veces no. A pesar de que las fronteras ya casi no existen entre los países de la Comunidad Europea, siempre la salida y entrada de un territorio es muy sensible y problemática.

Me quedé dormida un momento y de pronto el bus se detuvo en una especie de plaza, en plena avenida, estaba oscuro y yo estaba todavía media dormida cuando vi que la mayoría de gente ya se había bajado del bus y estaba sacando sus maletas de la bodega!!! Queeeee!!! me dije, ya estamos en Lisboa?!. Al momento, chequeo mi reloj y eran las 4.30 de la madrugada!!! Llegamos antes de tiempo. Sentía frío, tenia sueño y no quería bajar, pero tuve que moverme. Al bajar, una chica japonesa me hizo conversación, me pregunto si hablaba inglés y le dije que si. Me dijo que viajaba sola y que estaba haciendo un recorrido de un año por varios países, y aquí empezó otra historia con una nueva compañera de viaje. Recogimos nuestras mochilas y caminamos juntas en busca de un hotel.

Ya un poco mas despierta, me di cuenta que el bus nos había dejado realmente en medio de la nada, en una gran avenida con oficinas y edificios a los lados, muy alejados, y no había un alma en la calle. De hecho deduje que estábamos lejos del centro de la ciudad o por lo menos lejos del centro turístico de Lisboa.

La ciudad tenia una infraestructura un poco antigua, vimos muchas plazas con monumentos de color blanco, algunos chicos en las esquinas conversando. Finalmente vimos un tranvía muy lindo estacionado en la calle y un poco mas de movimiento en los alrededores, era como una zona de bares y discotecas. Preguntamos allí por un hotel y nos guiaron con amabilidad. Sentí un poco de inseguridad porque entramos a unos pasajes un poco oscuros, luego a algunas calles un poco estrechas. Ya no aguantaba mi mochila, y solo quería dormir. Nos recomendaron la Pensāo Norte-Pensión Norte, son alojamientos baratos y cómodos- la gente del país es la mejor fuente de información- , y estábamos en el centro de la ciudad, junto a la Praça da Figueira Rossio, que lindo suena.

Mi compañera japonesa, muy jovencita ella, estaba con los ojos mas chinos que nunca y estaba como yo, agotadísima. Compartimos una habitación y yo casi vestida me acosté. Creo que dormí unas cinco horas y me levanté porque tenia hambre y hacia calor. Kaori, como se llamaba la turista japonesa, ya no estaba, desapareció!. Así que salí a recorrer la ciudad. Me gustó mucho los alrededores, es una ciudad muy acogedora, con pequeñas plazas, todo muy florido, la gente muy amable y siempre sonriente. Luego de comer algo, me acerque al tranvía que recorre la ciudad para dar una vuelta por las principales calles. Las calles van en subida en algunas zonas y otras en subida y bajada, muy accidentado, a veces parecía un tobogán y a veces daba la impresión que los tranvías se chocaban unos con otros por la estrechez de las calles.

Por la tarde quería ir al Barrio Belén, una zona turística importante en Lisboa, pero antes fui a almorzar y encontré otra vez a Kaori, así que almorzamos y nos fuimos al barrio. Tomamos un bus, cruzamos un puente maravilloso sobre el mar Atlántico, que une las dos porciones de territorio de Lisboa, nos demoramos cerca de 25 minutos en cruzarlo, tiene 18 kilómetros de largo…maravillosa construcción!!! . En Belén se puede apreciar el Mar Atlántico, el gran monumento sobre los guerreros del mar, donde esta la estatua de Vasco da Gama (primer navegante en expedición que partió hacia India), una iglesia gótica maravillosa y otros lugares. Kaori quería ir a otro lugar pero yo quería seguir caminando por la zona, cerca al mar, así que nos separamos aquí.

Como siempre yo quería recorrer mas allá de lo típico y común de los lugares turísticos que visita todo el mundo, quería ver las casas, las tiendas, como vive la gente su día a día, ir al mercado de la ciudad, etc. así que comencé a caminar por algunas calles y avenidas, preguntando a la gente por el mercado, o el supermercado. Me entretuve viendo unas tiendas, comparando precios, viendo algunos productos y comida típica, pero sentía me que estaba alejando mucho del monumento que era mi centro de referencia y finalmente sentí que me había perdido.

Sabia que igual podría tomar un bus en cualquier lugar, pero no se porque sentía que estaba en una zona muy alejada de todo, igual seguí caminando. Luego, doble una esquina y llegue a una calle un poco antigua como una barriada, con un par de bares antiguos y deteriorados, veía gente en las esquinas conversando y muchos carros lujosos: mercedes, camionetas 4x4, un convertible rojo muy bonito en medio de la pista, era una calle muy concurrida pero los rostros de la gente no me gustaban, la calle estaba como abandonada, con graffitis, deteriorada. Estos grupos de personas en las esquinas tenían mal aspecto, algunos con la ropa gastada, rota o sucia, mientras avanzaba, pensé: ¡!“tengo que salir de aquí”!!!, ¡!donde me he metido!! me perdí!!, donde estaré?!! camine rápido y la gente me hablaba algo, me ofrecían algo en portugués, y en otros idiomas que no entendía, yo no los miraba y solo intentaba cruzar la calle lo mas pronto posible… no podía divisar si eran varias calles peligrosas, pero decidí llegar a la esquina y dar la vuelta….mientras caminaba dos hombres se me acercaron y se pusieron delante mío, menos mal lejos de mi, hablándome en un portugués que no entendía!!! y mostrándome nada mas y nada menos que jeringas!!!, tres y cuatro en cada mano, entre los dedos!!! y luego unas botellitas con un liquido, heroína liquida!!!!, otros me mostraban ligas, y otro tipo de jeringas, otros vendían bolsitas de coca, pastillas de diferentes colores, hashish, marihuana y todo lo relacionado!!! Uno de ellos me dijo: ¡!”Queré una…”! . Ay Dios mío!!!, y así seguí caminando, nadie me seguía, menos mal, pero miraba a todos lados, observaba como las personas de estos autos con sus lentes negros le compraban a estos hombres, solo Dios sabe qué!!! parecía una escena de una película de gansters y narcos.

Nadie me intentó agredir, ni faltarme el respeto, ni pasarse de la línea conmigo, era raro o tuve suerte?!, pero yo estaba asustada por dentro y calmada por fuera, solo observando, me asustaba el ambiente, había mucha gente en las esquinas ofreciendo la droga libremente, y moviéndose ansiosamente, algunos muy nerviosos, algunos eran consumidores, se les notaba en su aspecto físico, había gente tomando licor, borrachos, muy pocas mujeres, etc.. Supuse que ésta era una zona permitida de venta de droga como existe en algunos bares de Holanda, aunque no lo creo, al parecer esta era una tierra de nadie!!!!.

Finalmente voltee la calle y era como si hubiera entrado a otro mundo, a otro tiempo, calles limpias y ordenadas, en calma. Fue realmente un gran choque con toda la realidad de la droga, nunca lo había visto tan cerca, es triste, tenebroso, me causó repulsión aquellas jeringas, y todo este momento, una serie de sentimientos encontrados. Fueron dos a tres minutos que me demore en cruzar este sitio, y me parecieron eternas!!!.Creo que el no salir corriendo fue la clave de todo y estar en calma ante ellos fue bueno.

Como todos nosotros, siempre he manejado información sobre la droga, los tipos de droga que existen, y cuales son sus efectos. También he visto en televisión, en internet, en el cine, en la prensa los informes sobre el tema, los consumidores, los vendedores, y conozco mas o menos como funciona todo este mundo difícil de controlar. Los lugares turísticos no están ajenos a esto y mientas hayan consumidores y espíritus débiles pues esta calle puede crecer mas aquí, allá y mas allá. Esta experiencia de viaje abrió aun mas mis ojos sobre este mundo, ver esos autos, ver a los vendedores fue realmente muy fuerte y solo una pequeña muestra sobre el consumo de las drogas.

Ya en mi hotel y en calma, viendo un atardecer hermoso, agradecí estar bien, y a la vez pensaba que ya no debía dar rienda suelta a mi curiosidad por conocer mas allá de las ciudades, pero a la vez llegaba a la conclusión de que los viajes son también aprendizajes diarios de realidades sociales en los cuales estamos inmersos todos y que a veces es difícil mantenerse al margen. No se pierdan en calles tenebrosas como yo!! Hasta otro viaje!!!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!
Viajera Errante:

Ya viste que el mejor camino entre dos puntos no siempre es la línea recta…

JeJeJe

Y que está bien la aventura pero no demasiado como para acabar a mitad de barrios como el de la Mouraria.

Por cierto...Tu miedo debe haber sido bastante grande... porque has terminado titulando dos veces este artículo. JeJeJe.

Felizmente que a excepción de los barrios de Martim Moniz, Intendente y la parte del Castelo de Sao Jorge más cercana a ellos que son tradicionalmente marginales.

Lisboa es una ciudad bastante segura.

Erranteviajero dijo...

Hola Anonimo, gracias por advertirme que esta bien viajar pero no arriesgarse tanto!!! veo que conoces Lisboa y especialmente sus barrios, hubieras sido un buen guia para mi... jajaja sobre el titutlo pues a veces no
entiendo mucho la tecnologia de los blogs y a veces se me escapan algunos lapsus técnicos. Pido disculpas a mis fieles lectores. Hasta otro viaje Anonimo

Mikhaela dijo...

Hola!
Errante:

Lisboa es una ciudad encantadora y bastante segura…

Sin embargo se deben tomar algunas precauciones para evitar apuros y sustos como los que pasastes.

Por ejemplo Las zonas de Prazas do Rossio y do Comercio son otros lugares que se deben evitar durante la noche.

Tomando en cuenta lo anterior y lo recomendado por anónimo.

En Lisboa una se puede sumergir y empapar de una cultura diferente.

Es un lugar inolvidable.

Sus imágenes se te quedan atrapadas en la memoria.

Y definitivamente es una de las ciudades a donde una desea volver por que transmiten algo especial…

Kiyan B dijo...

Hola!
Querida Viajera:

Ya sabemos que más que visitar monumentos y edificios, te gusta perderte por todos lados y bueno pues perderse por Lisboa siempre que no sean en los sitios marginales es altamente recomendable.

Al parecer No tiene precio el pasear por sus calles y dejarse impregnar por el ambiente melancólico que transmite la ciudad.

Hachis, Heroina y Cocaina son en ese orden las tres drogas que más se consumen allí.

El Hachis es muy popular sobretodo en la zona de la Mouraria y la gran mayoría de turistas y viajeros que llegan por primera vez a Lisboa se sorprenden de que se les ofrezca la droga cada dos por tres en plena calle.

Erranteviajero dijo...

Hola Mikhaela, he sentido lo mismo que tu al recorrer los lugares tradicionales de Portugal, se siente algo especial y fuera de turistas curiosos como yo, es una ciudad para pasar tranquilamente unos dias.
Gracias por tu comentario

Erranteviajero dijo...

Gracias Kiyanb por tu comentario, no sabia que en la zona de Mouraria se ofreciera el Hashish,lo he visto mucho en España o en Marruecos en algunas calles...será similar a la marihuan? en fin.

Me gustaria saber que hubieran hecho ustedes si hubieran estado en mi situción??....

Kiyan B dijo...

Hola!
Errante Viajera:

La Marihuana y el Hachis son productos derivados de la planta del Cañamo “Cannabis Sativa”.

La Marihuana es el producto formado por las sumidades floridas (una vez obtenida de ellas la resina), la hoja, frutos, brotes y tallos blandos del cáñamo. Todo ello una vez secos, son picados finamente. Por ello tiene apariencia de picadura de tabaco, variando su coloración según su procedencia; verdosa la marroquí, marrón oscura la colombiana y centroamericana.

Posee un bajo porcentaje en T.H.C (Tetrahidrocannabinol) que es el principio activo de esta planta.

Flores, hojas, tallos, raíces y semillas. Es el orden en que disminuye la cantidad de principio activo en la planta.

El Hachis se prepara de la resina de la planta. También se denomina Hachic, que es una palabra de origen árabe cuya traducción al español es hierba.

En realidad el hachís, puede presentar varias tonalidades, formas y riqueza de T.H.C. distintos ( del 4% al 10 % ), dependiendo del país de origen; Verde oscuro tirando a marrón en Marruecos, negro del Líbano y medio oriente, negro como brea retorcida el nepali.

El Hachis líquido se obtiene químicamente por un proceso de destilación bien de grifa o del hachic, suele tener una riqueza alrededor del 65 % de T.H.C., e incluso si las técnicas y aparatos empleados en la destilación son buenos, puede llegar a alcanzar hasta el 95 % en T.H.C. Su viscosidad depende de la cantidad de disolvente evaporado.

En España el Cannabis y sus derivados son la 3ra droga más consumida después del alcohol y el tabaco.

Qué hubiera hecho si me encontraba en la misma situación que tú?

Mantener la calma y salir de la zona rápidamente como lo hicistes tú. Aunque como te darás cuenta mi origen étnico es sinónimo de $$$ y no hubiera podido evadir tan fácilmente a los vendedores y/o consumidores. Probablemente conmigo hubieran sido más insistentes…

Felizmente los portugueses son educados y amables, con un “No gracias” dicho de buenas maneras y con voz firme. Te entienden…

Anónimo dijo...

Hola!
Viajera:

JeJeJe...Para que crees que existen las guias de viaje con recomendaciones para los viajeros...

Mikhaela dijo...

Hola!
Errante y Hola! a todos:

Estoy de acuerdo...

El mantener la calma y tratar de salir de la zona de peligro es lo más recomendable...

Si. Es cierto que los portugueses son bien educados, no son agresivos pero si a veces son suceptibles cuando se les responde mal.

Las guías de viaje con sus tips para viajeros son muy útiles, así como también las recomendaciones de otros viajeros...

Blogs como el tuyo tambien ayudan mucho Errante Viajera.

Sin embargo eso a veces no evita que podamos encontrarnos en una situación peligrosa.

Siempre debemos ser precavidos...

Muy Interesante Kiyan B tu comentario sobre la Marihuana y el Hachis. Y sí pues en todos lados creo yo - he sigo testigo de ello- alguien de apellido y rasgos orientales es sinónimo de $$$ como dices tú.

Erranteviajero dijo...

Mis Estimados lectores, que gusto me da leer sus comentarios, cada dia aprendo mas de ustedes, pero sobretodo me da mucho, mucho gusto saber que mi Blog ayuda y coopera en algo a construir...especialmente en este tema tan delicado de la droga y los viajes....
Gracias por sus aportes y opiniones.

albatros dijo...

Menuda aventurilla viviste. A mi me pasó algo parecido en Valencia hace años. Peo como bien dices es un mal endémico de las grandes ciudades. Y Lisboa no va a ser menos…
Lisboa es la capital europea que seguramente visite en primer lugar, ya que es la que tengo más cerca de mi punto habitual de veraneo. Por comentarios de conocidos que han ido, todos me han hablado maravillas de esta ciudad. Así que dentro de poco espero hacerme alguna fotica por esta interesante ciudad.
Y a la hora de viajar, suelo buscar antes información en Trivago, ya que puedo reservar el alojamiento. Además contiene opiniones y fotos de usuarios, e información adicional de los lugares de interés turístico. Sl2

Anónimo dijo...

A mí también me gusta conocer la ciudad más allá de los sitios turísticos. Intento ir a casi todos los sitios andando en la ciudad, se ve mucho más. Una de las cosas que hago, y que te recomiendo, es buscar información sobre cuales son los barrios más peligrosos de los sitios a los que voy, para evitarlos.