domingo, 21 de diciembre de 2008

ATRAPADAS EN UN TAXI DURANTE EL CARNAVAL
La región Cajamarca es uno de los destinos turísticos del Perú donde uno puede hacer casi todas las actividades que uno se puede imaginar. Es una ciudad rodeada por una fuerza natural especial y por parajes rurales donde es fácil perderse de la civilización. He estado en Cajamarca mas de diez veces, en realidad ya perdí la cuenta. Es un lugar donde uno se siente muy bien acogido y sobretodo que lo hacen sentir como en casa. Ya he comentado en una de mis anécdotas de viaje que he recorrido casi todo su extenso territorio, pero un tema que considero una fortaleza de la región y no solo de Cajamarca, sino de todo el Perú, es el enorme bagaje de manifestaciones culturales y celebraciones que existen en cada localidad, pueblo, ciudad, o anexo de del Perú.

Nuestro país tiene una riqueza incalculable en cuanto a manifestaciones culturales ya sea en danza, música, representaciones, celebraciones y puestas en escena de antiguas tradiciones y acontecimientos, y ni que decir las celebraciones de orden religioso. Para que tengan una idea en el Perú se celebran cerca de 3000 fiestas populares al año y de ellas se puede identificar 1,500 géneros musicales e infinidad de oficios artesanales (Promperu,1999).

Estas manifestaciones tienen un sentido espiritual muy fuerte, porque con estas expresiones los habitantes de los pueblos se nutren de profundas raíces para proyectar una alianza con la naturaleza o con la vida misma y lo hacen a través de ritmos, colores, celebraciones. Estas fiestas populares también refuerzan la identidad de los pueblos y de sus habitantes, mantienen vivas las tradiciones, y es aquello que los diferencia de otros, es como la marca que los distingue y los identifica.

Una de las celebraciones que tiene gran importancia cultural y fuerza turística son los carnavales. Si bien en el Perú, la gran mayoría de las fiestas se organizan en torno de un santo patrón en el caso de las fiestas religiosas, los carnavales son llamadas como las fiestas paganas, que en los últimos años y décadas han ido tomando forma y son realmente impresionantes, y muchas se realizan desde hace siglos o décadas

Desde los meses de noviembre –diciembre muchas regiones del Perú ya comienzan a trabajar en la logística de los carnavales, los cuales se celebran entre los meses de febrero y marzo. Pero los carnavales peruanos están marcados por el carácter festivo de las zonas andinas y poseen una característica en común en todas las regiones donde se celebra y es el ritual de la Yunza, conocida como Umisha en la selva y cortamente en la costa y sierra (un árbol plantado artificialmente cargado de regalos en torno del cual se baila hasta tumbarlo con los cortes de un hacha). Pero también hay otro elemento en común: los desfiles de las comparsas o delegaciones con vistosos trajes de colores, que en algunos casos representan algún tema especial, por supuesto todo ello rodeado por la alegría y el alboroto del pueblo que participa con serpentinas, disfraces, agua, talco, silbatos, y otros elementos que se utilizan para jugar carnavales.

Cajamarca es uno de mis destinos turísticos favoritos para pasar los carnavales, son coloridos, majestuosos e impactantes. Cientos de comparsas, grupos de bailarines desfilan varios días por las calles y las calles se convierten literalmente en fiesta. En esta región donde no solo se puede hacer ecoturismo, turismo rural, turismo termal, turismo de aventura, se puede asistir durante todo el año a celebrar las fiestas tradicionales, investigar, interactuar y lo mas importante es que la población te invita a hacerlo y es imposible negarse y además son doce provincias (Cajabamba, Celendin, Chota, Contumazá, Cutervo, Hualgayoc, Jaén, San Ignacio, San Marcos, San Miguel, San Pablo y Santa Cruz) donde cada una posee un calendario de fiestas!

De hecho, hoy la ciudad ha crecido mucho no solo a nivel de servicios, sino en cuanto a comercio, productos, infraestructura y en todos los sectores que se han desarrollado en la región. Es una zona turística importante, es ganadera y también es minera, una combinación realmente diversa, como todo nuestro país, pero el crecimiento de la ciudad no ha detenido la celebración natural de las fiestas costumbristas que perduran a pesar del tiempo, y menos mal que continúan realizándose, con la misma fuerza que antaño.

He participado en dos oportunidades en los carnavales cajamarquinos, me encantan las mascaras que fabrican con diferentes expresiones-tengo una en casa- y he celebrado todo lo que he podido, inclusive poniéndome un disfraz y desfilando con algunas comparsas de músicos y danzantes con mi mascara correspondiente. El primer viaje lo hice con un grupo de amigas y nos hospedamos en un hotel cerca a la plaza y consultamos sobre el programa del carnaval. Ya habían empezado las actividades hace tres días, o sea que debíamos ponernos al día. El programa indicaba una feria de productos típicos, artesanía, circuitos turísticos, visitas a museos, conferencias, miles de actividades. Nos indicaron que el día central se realizaba el desfile de comparsas y el paseo del Ño Carnavalón, el gran rey del carnaval. Nos comentaron que de todas maneras nadie se salvaba de ser mojado, o manchado con talco o betún por lo menos una ¡“marca de carnaval”! como la marca del zorro “Z” jajaja, porque la gente se desborda de entusiasmo y de diversión y, pues, es inevitable. Pero este tema no nos preocupaba mucho, solo queríamos conocer los atractivos turísticos, ver las comparsas, tomar fotos y si nos mojaban pues no quedaba otra que aceptar.

Para el día central de las celebraciones nos consiguieron un espacio en el balcón de una de las casonas principales de la plazas de armas, y debíamos estar a las nueve de la mañana para poder subir, porque después seria imposible, pues la gente se coloca en todo el perímetro de la plaza en las veredas para presenciar el desfile. Nosotras nos habíamos acostado muy tarde el día anterior, así que no nos levantamos temprano y cuando vimos el reloj, eran como las diez de la mañana, horror! dentro de poco empezaría el desfile. Una de las chicas pidió que la acompañáramos antes, a comprar un rollo de película en una de las calles transversales, pero ya sentíamos las bandas y las orquestas y los gritos de la gente.

Mientras caminábamos hacia la tienda, comenzamos a observar que la gente cerraba sus tiendas rápidamente. “¡¿Que pasa?!”, Nos preguntamos. En la otra calle vimos una “turba” de personas, chicos y chicas que venían disfrazados y cantando, con baldes de agua, talco, chisguetes, etc, etc…manchando y mojando todas las calles y las tiendas, todo lo que veían a su paso!!. Solo de ver la turba en la pequeña calle, nos alborotó, mis amigas se morían de miedo y gritaban: ¡ya no tenemos salida!, ¡ahora si nos mojan y nos dejaran todas manchadas ¡!! . Miramos a otras calles pero no había salida. Dos de mis amigas corrieron hacia la plaza para intentar pasar entre la gente, y yo y mi amiga nos quedamos allí intentado buscar otras salida. En realidad yo ya había aceptado la situación, pues lo máximo que me podía pasar es que termine manchada de colores y embarrada con el agua y el talco…pero mis compañeras de viaje se pusieron nerviosísimas y a veces el grupo de viaje es el grupo!!. Mis amigas desaparecieron y nosotras llegamos a otra calle, y entramos con suerte a una tienda que tenía la puerta entreabierta, pero la dueña nos desalojo rápidamente por mas de que le rogamos, así que continuamos caminando a paso ligero. En la misma calle había un taxi y sin pensarlo nos subimos al carro y le dijimos al señor: ¡“Por favor sáquenos de aquí”!!!. El taxista nos miro sorprendido y nos dijo: ¡“Es imposible señoritas, todas las calles están cerradas”!!!. Nos miramos y mi amiga dijo: “aunque sea avance por la misma calle, pero haga algo”!!!. Parecía que nos estaba persiguiendo la policía o a alguien que nos iba a matar, yo me contagie de los nervios de mi amiga, aunque siempre resignada. El taxista se reía y decía: “pero no va a pasar nada, mas bien hay que cerrar las ventanas y esperar con tranquilidad que pase el grupo”. “Queeeeeeeeeee”!!!!, dijo mi amiga, ni hablar, hay que bajarnos entonces!”. Cuando estaba dispuesta a huir por otro lado, la turba ya estaba encima de nosotros. Cerramos todo y nos quedamos allí, éramos el único carro en toda esa calle y todo estaba cerrado.

Nosotros observábamos el paso de la turba muy tranquilas. Se mojaban entre ellos, se lanzaban talco, lanzaban talco al carro, tocaban tambores, flautas, pandereteas, cantaban. Hasta este momento todo estaba tranquilo, algunos usaban nuestro taxi como tambor y se quedaban allí mirándonos y diciéndonos: ¡“Bajen”!, y nosotras : ¡!”No, gracias”!!!. El taxista se reía a toda carcajada. De pronto, casi al final de todo el recorrido del grupo, unos 20 chicos rodearon el taxi y comenzaron a cantar y a lanzar de todo al carro: betún, pica pica, talco e intentaron abrir las ventanas y se sentaron en el carro, se subieron al techo!!!. Nosotras estábamos en la parte de atrás pegadas al asiento, mientras que los chicos gritaban: “bajen, bajen, abran las puertas”!!! y allí sí, nos asustamos. El taxista dejo de reírse y les gritaba: “¡déjennos en paz, sigan a su grupo!”. Pero ellos insistían. Después de negociar unos cinco minutos que nos parecieron interminables, sucedió lo que nunca pensamos, comenzaron a mover el carro y a empujarlo de un lado para el otro, y este comenzó a levantarse!!!. De donde habían salido estos vándalos!, dijimos . El grupo ya los habían dejado atrás, así que no entendíamos su afán de jugar con nosotras, de hecho querían divertirse mas de la cuenta. Mi amiga estaba petrificada y yo solo observaba, el taxista comenzó a gritarles lisuras e insultos y se molesto.

Ellos continuaban cantando y moviendo el carro como una licuadora y nosotras adentro, moviéndonos de un lado para el otro, solo me preocupaba que se volteara porque lograron levantar las llantas de un lado…. pero era imposible. A veces gritábamos, los ahuyentábamos, pero nada. El taxista prendió el motor, pero ni eso los alejó. Para nuestra suerte, y sin darnos cuenta apareció otro grupo de animadores, que los distrajo y se reunieron con ellos y se los llevaron ¡!!!! Maravilloso!!! Pero teníamos miedo de salir del taxi. Como haríamos para llegar a la plaza???!!! Estábamos muy nerviosas y ya no queríamos persecuciones, ya parecía una escena de la película “persecución implacable” y no lo era!!!... estábamos en el carnaval!!! jajaja.

El taxista se ofreció a ayudarnos, así que fue a chequear antes el panorama, y salimos. No puedo describirles como quedo el taxi, era….era ….era….una pintura surrealista!!. Llegamos corriendo a la plaza con el taxista, encontramos la casona y subimos rápidamente a presenciar el carnaval cómodamente. Durante el camino nos moríamos de risa, aunque aun estábamos nerviosas, no lo podíamos creer. Luego le contamos a todo el mundo lo que nos paso!!!: “no es posible” decía unos, “que vándalos, siempre hay de esos”, decían otros; “pero que valientes, porque se fueron por allí”? Y nosotros echándole la culpa a la que nos pidió comprar un rollo!!!.Otros nos decían: “a veces los jóvenes se exceden, pero solo las hubieran mojado y manchado completitas!!.

Hasta ahora recuerdo el vaivén del carro al ritmo de los tambores, los gritos y el betún, la pintura cayendo sobre las ventanas!!! . A veces la diversión , la algarabía y el grupo son determinantes y aunque de alguna manera nos quisieron incluir en la celebración, pues no lo lograron. Posiblemente si hubiera estado sola, me hubiera dejado llevar… o no? No lo se, pero nunca pensé escapar de una turba y esconderme en un taxi, me sentí perseguida como nunca!. Al margen de esta anécdota, el siguiente carnaval ya no se volvió a repetir algo parecido, y claro, nadie podía creer lo que había vivido!. Pero con persecución y todo, los invito a pasar un carnaval maravilloso en Cajamarca, y bailar al compás de las comparsas y recibir un baño de mucho, mucho color y fuerza, que los llenara de energía y elevara su espíritu al máximo. Hasta otro viaje!!!

APROVECHO PARA DESEAR A TODOS MIS ASIDUOS LECTORES Y A TODOS LOS QUE HAN SEGUIDO MI BLOG DURANTE ESTE AÑO, UNA NAVIDAD SERENA Y UN AÑO NUEVO BUENO. SALUDOS. ERRANTE




8 comentarios:

KiyanB dijo...

Hola!
Errante Viajera:

... Más allá de los obsequios y adornos son los sentimientos y los buenos deseos que rebrotan en Navidad el regalo más preciado que nos va a acompañar durante todo el año... Feliz Navidad!

Gracias! por compartir con nosotros...

Kiyan B dijo...

A propósito de compartir...

Para tí y tus asiduos lectores.

http://www.youtube.com/watch?v=koed27GND_8

http://www.youtube.com/watch?v=86fNkX-rYjo

Anónimo dijo...

Hola!
Errante:

Cuando no... JeJeJe...

Siempre en medio de la acción...

Y nada...

Sólo desearte unas Felices Fiestas con los que quieres y te quieren por que como dice Kiyan B: los sentimientos y buenos deseos - sobre todo si son de gente que te quiere- que rebrotan - que renacen, que se renuevan- en Navidad son el regalo más preciado que nos van a acompañar durante todo el año...

:) :) :)

Una vez más: Felices Fiestas! y Gracias! por este Blog.

Anónimo dijo...

JeJeJe...

Viajera, ¿por donde vas?
Deja tus maletas

Viajera, Viajera
por que llegó Navidad.

*******

Mientras Haya una viajera
Mientras Haya este blog
Mientras Haya lectores
Mientras Haya historias que compartir, Habrá Navidad...

JeJeJe... Buena, muy buena selección de música...

Diana dijo...

Hola Errante

Muy buena la entrada y muy gracioso también! Me interesó mucho leer que conoces mu bien Cajamarca. Espero que sigas compartiendo tus experiencias y lo que conoces de esa ciudad encantadora que aún no he podido conocer.

Saludos

Erranteviajero dijo...

Gracias kiyanb por enviar este video y por seguirme.

Erranteviajero dijo...

Gracias Anonimo, por tus comentarios siempre en el blanco y muy animados.

Erranteviajero dijo...

Hola Diana, bienvenida a mi blog y muchas gracias por leerme, y por tu comentario. Eres de cajamarca?. Escibire mas de esta Región no te preocupes, y de otros rincones de nuestro Perú. Atrevete a visitarla!!.Gracias