miércoles, 29 de octubre de 2008

UN BEDUINO Y YO EN EL DESIERTO DE JORDANIA
En Jordania me han sucedido miles de buenas experiencias y anécdotas, prácticamente llegue a convivir con el poblador local, tanto en la capital como en las ciudades del interior del país, es mas, todo indicaba que ya me iba a quedar en esta tierra maravillosa, ya llevaba dos meses recorriéndola, ya conocía sus calles, sabía donde comer, donde no comer, donde divertirse, donde alojarse acogedoramente y sentirse como en casa, ya conocía el recorrido del transporte público local y nacional, en fin, hasta comencé a aprender árabe!. Había recorrido todo el país y había visitado todos los atractivos principales y también aquellos que no lo eran. En este país, me sentí como en mi casa, porque, aunque parezca mentira, habían muchas similitudes con mi tierra, desde el transporte publico hasta los jugos surtidos, y los vendedores en las calles. Durante este tiempo, siempre me asombraba de como era posible, que este país ubicado en pleno oriente medio y a algunas horas de Israel, se mantuviera en paz a pesar de que por algunos momentos había un clima de inseguridad. Además me asombraba gratamente el nivel de educación de los jordanos, bilingües y hasta trilingües, amables, inteligentes, respetuosos, abiertos al aprendizaje y siempre sonrientes, será porque son sólo 5 millones de habitantes?? O será ¿porque tienen un rey muy ejecutivo, moderno y que inculca valores?, pues son varias cosas a la vez, orden, respeto y valores, es lo que hay y es lo que algunos países debemos tomar como ejemplo, sin embargo siempre hay “ovejas negras”.

Mi destino próximo era el desierto de Wadi Rum, lugar donde se filmó Lawrence de Arabia, uno de los desiertos mas hermosos del planeta, no solo porque su aspecto es parecido al paisaje lunar, sino porque es un desierto con elevadas montañas de piedra, de formas caprichosas que emergen de la arena, como si estos salieran de las profundidades. El desierto jordano es parte del desierto de Arabia Saudita compartido justamente con este país, pero también es uno de los desiertos donde existe la mayor cantidad de comunidades de beduinos-nómades de esta parte del mundo, que viven en el desierto siempre, y que conservan sus tradiciones hasta nuestros días, que no conocen la civilización, por tanto el sitio se convierte en todo un mundo por explorar, maravilloso e impactante a todos los sentidos. Me interesaba ir a este sitio no solo para hacer un recorrido por el desierto, sino para convivir unos días con una familia de beduinos!!!.

Había estado en Petra en un hotel muy acogedor, tan acogedor que el recepcionista del hotel no me quería dejar viajar a Wadi Rum y para no dejarme ir me puso una canción de Luis Miguel, realmente fue surrealista!, loco!! y raro escuchar a Luis Miguel en tierras árabes!!!. Lo que pasa es que el recepcionista estaba empeñado en a prender español y me contrato como su profesora por unos días!!, pero ya tenia que viajar. Era increíble el interés por aprender y el esfuerzo, me pareció excelente!. Finalmente partí hacia Wadi Rum, a las seis de la mañana, el viaje duraría dos horas desde Petra. Mi amigo el recepcionista del hotel me dio alguna información sobre el sitio. Algunos turistas me comentaban que había la posibilidad de hacer turismo vivencial y vivir con una familia de beduinos en el desierto, o sea internarte en el desierto y vivir con ellos!!! Qué lindo! Qué interesante!!, me pareció una experiencia maravillosa, así que pregunte todo al respecto, me emocione mucho, y ya me imaginaba yo, subida en un camello, cambiándome de un lugar a otro, comiendo, durmiendo, y trabajando con ellos. Es mas, mi amigo del hotel me dio el dato de una familia amiga para estar con ellos en el desierto, así que ya estaba decidido.

Según el chofer del bus, el desierto Jordano es la puerta de entrada al desierto Saudi y es la mejor parte. Después de haber recorrido algunos poblados como oasis lejanos en el desierto y algunos campos de refugiados, el bus entro a una nueva pista mas pequeña y estrecha que en realidad solo estaba afirmada, recorrimos unos metros y se termino la pista y de allí para adelante empezaba el desierto. Lo primero que ví es una especie de fuerte con policías y una zona contigua que la habían convertido en un Rest House, como le llaman aquí, una especie de complejo turístico, de construcción típica como el barro, parecido a los Casbah en Marruecos, fortificaciones de construcciones de arena y piedra que se mimetizan con el color de la arena, y donde alquilan “ratoneras” (carpas unipersonales) y donde hay servicios de baños, duchas, restaurante, todo un complejo en plena entrada del desierto. Al llegar, observaba mucho movimiento, muchos camellos, lindos!!, muchos jeeps blancos y muchos beduinos con sus clásicas túnicas blancas, sus turbantes, algunos muy barbudos, otros gordos!. Estos ofrecían paseos en jeep por el desierto, algunos hablaban con las justas inglés, muchos de ellos habían vivido y otros viven en el desierto y tienen a sus familias dentro y no habían salido a la civilización, hasta que empezaron a llegar turistas y ahora algunos ya no han regresado a sus familias y se han quedado trabajando aquí captando turistas, otros no se acostumbraron y regresaron a su vida de calma, paz, tradición, donde no existen las reglas, ni leyes, solo la ley de la vida y la supervivencia, donde la naturaleza les marca la vida, donde lo simple de la vida es lo que vale, donde ver la luna es el espectáculo diario para sus ojos, donde la radio, la televisión, la computadora, las pilas, no existen, donde no hay edificios, tiendas, bullicio, caos, autos, maldad, donde la mente, el espíritu y el corazón es lo que ofrecen y enriquecen cada día, donde la solidaridad, la ayuda mutua es lo que prima y donde la desconfianza no existe. Es un mundo que no esta contaminado por la civilización, por tanto un sitio especial, donde el tiempo no existe y otras cosas increíbles mas. Inclusive, antes no habían jeeps, solo camellos, pero todo va cambiando y así es el turismo.

Aquellos que se quedaron fuera del desierto y optaron por la civilización, tienen aquí sus pequeñas empresas, ya sea con un jeep, alquilando carpas o vendiendo productos de todo tipo en alguna tienda. Como siempre, al bajar del bus, se acercaron muchos beduinos: “Tour in the desert, miss”, “tour, miss”, “tour mister”, “tend miss”. Yo observaba todo alrededor, habían algunos turistas que alquilaban un jeep y se iban por su cuenta a recorrer el desierto, otros alquilaban una carpa y se quedaban allí. Me senté por un rato en el Rest House y mientras tomaba mi desayuno, tenia en mis manos la tarjeta con el nombre de mi familia en el desierto, y algunas frases en árabe para mostrar a cualquier beduino-guía que me indicara donde ubicar a la familia. Así que consulte en el Rest-House sobre el programa de viajes de turismo vivencial y me dijeron que ya habían algunos turistas internados en el desierto y que habría que contactar con una nueva familia, pero yo ya tenia la mía!, le comente al recepcionista y le entregué mi tarjeta. Inmediatamente, me dijo que era una zona muy alejada, pero que un jeep podía llevarme hasta cierta zona y de allí debía caminar unos metros, porque los jeep pueden entrar hasta cierta zona y luego no está permitido, las tribus beduinas no lo permiten. Entonces le consulte como podía llegar y cuanto tiempo me tomaría y cuanto costaba. Hice toda las coordinaciones y el recepcionista llamo a uno de los guías y hablaron en árabe. El chico era un jovencito, tendría unos 20 años, moreno, quemado por el sol con un bigote, era un árabe neto, neto!!! . El guía me dijo que llevaría a un grupo de holandeses antes a realizar un tour en las paredes de roca y una caminata, y que si quería podía unirme, y que en el camino me dejaría con la familia, así que pague por el tour y nos fuimos. Luego del tour me dejo con la familia, una experiencia increíble. Pero al cuarto día, el beduino-guía se apareció en las carpas gigantes de mi familia, sin el jeep por supuesto. Me saludo, saludo a todos, tomamos el te y hablaban entre ellos en árabe. Al poco rato el beduino me pidió que lo acompañara a traer agua de un reservorio incrustado en pleno desierto, como a una hora de allí, para abastecer a la familia, entonces lo acompañé. Pero durante la caminata el beduino comenzó a hacerme insinuaciones: “¿you know make a massage?”!! Y yo dije: What!!! . Luego hubo un silencio prolongado. Llegamos al jeep y subimos.
El recorrido por las dunas en jeep es maravilloso!!!, una montaña rusa, la arena era casi naranja, a veces rosada, no tenía ni idea como se ubican tan bien en el desierto, si todo el camino es igual!!, a los lejos veía carpas de otras familias, divisaba camellos, y carretas. Llegamos al reservorio, pero nos demoramos porque estaba trabada la cadena que tapaba el depósito!!. Pero como es posible que existan estos pequeños reservorios para esta gente!! . Pensé miles de cosas, pero también me daba cuenta que se hacia tarde eran casi las seis de la tarde y ya debíamos regresar. Al subir al jeep el beduino insistió con el tema del “massage” y me intento tocar el cuello, entonces me retiré y me moleste por supuesto y le dije: “¿Stop please, what are you doing?”. “ ¡I want a massage!”, me dijo. “Come with me, to my tend”, dijo. ¿El beduino quería una noche de pasión conmigo?, pensé. Y continuó: “You are open, liberal, women free.. ”, me dijo. “No, you are crazy”, le dije fuertemente. “All the tourist are like you”, me dijo, un poco fastidiado. Lo peor es que no me escuchaba e insistía con los masajes, y toda esta conversación manejando. Y entonces, insistí: “I dont want stay with you, what happend whit you”. “I don’t know you, you are a guide”, dije. Entonces comenzó a gritar fuertemente algo en árabe y me asuste, tenia la cara desencajada, gritaba y golpeaba el timón mientras manejaba, supongo que le molesto que una mujer le grite!. Al comienzo estaba alerta, pero luego me preocupe y después me asuste por sus gritos, se transformó de pronto. Claro, para su cultura, la mujer occidental es liberal, fácil, que habla con hombres desconocidos y por tanto se pude acostar con una!!!. Después de los gritos que seguían y seguían sin parar, debía tomar una decisión, así que me arme de valor y le dije: “Stop the car, please!!!!”, “No”, me dijo, “Stop the car!!, y nada, así que abrí un poco la puerta del jeep y el beduino grito: please, no!!! Y detuvo el carro. Así que, ya en plena oscuridad y en pleno desierto me baje del jeep y comencé a caminar a la deriva, sin luz, ni nada. Después de unos segundos, encendió la luz del carro e iluminaba mi camino. En ese momento pensé muchas cosas: seguro me mata, seguro me atropella, seguro me persigue y logra su cometido, pero no paso nada de eso. Después de un momento me dijo: “Please, come to the car”, pero le advertí, que no quería hablar del tema. Entonces, subí al jeep y en silencio, el beduino manejo a gran velocidad, mucha velocidad. No tengo ni idea como se ubican, estaba oscuro profundo, y la luna? o de mi nerviosismo no la vi!. Dejamos la camioneta, y al poco rato y para mi tranquilidad, divisé una luz de un lamparín a lo lejos, y caminamos hacía la luz, yo detrás de él, alejada, y allí estaba mi familia en sus carpas. El beduino solo me guío un poco, tanto como para que yo pudiera caminar sola hacia la carpa y desapareció en la oscuridad, ni lo vi, se esfumó!. Mi familia me recibió muy contenta y feliz como si hubiera llegado de un largo viaje y yo me sentí en calma.

Pues, este fue un gran susto, pero mi experiencia con mi familia fue mas fuerte y grande que esta situación. En el fondo nunca pensé que este chico me haría daño, lo peor que me podría haber pasado, es que me hubiera perdido y que me quedara allí congelándome hasta el amanecer, además pensaba este chico es un beduino que esta aprendiendo lo que otros seguro hacen, esperemos que no. Cuando termino mi experiencia, vino por mi otro beduino, que no dijo ni una palabra en el camino!! Y al llegar a la civilización nunca me encontré con mi “captor” nuevamente, por decirlo de alguna manera. Ya en mi ratonera, medité mucho sobre lo que paso y trate de comprender: ¿que tal si este chico nunca hubiera salido del desierto? ¿Que tal si yo no abro la puerta del jeep? ¿Que hubiera pasado si no levantaba la voz?, ¿porque aun piensan eso de nosotras?, ¿de donde me salieron estas fuerzas y este riesgo???!!!pues aún hay preguntas que no tienen respuesta, pero ahora puedo contárselos y decirles que estuve mas de una semana en el desierto y ha sido una de la experiencias mas maravillosas de mi vida, y a pesar de los riesgos volvería a regresar. Hasta otro viaje!!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Viajera:

No dudes...

En el mundo real tu osadia es la que hace que salgas adelante, tienes un tremendo potencial y has sido bendecida no sólo con dones sino tambien con una angelita que te cuida y te quiere mucho.

Mikhaela dijo...

Errante:

Sentir miedo de algo y hacerlo de todos modos es tu manera de actuar...

Tu misma nos lo has venido narrando en tus aventuras.

Claro, no te olvides y no dejes de lado a tu angelita que nunca te ha fallado y que siempre está contigo.

Erranteviajero dijo...

Gracias Mikhaela y Anonimo por sus comentarios, a veces uno no ve su potencial y los dones, es un poco complicado....pero de verdad quisiera conocer a esa angelita que mencionan! como será ella?...donde anda?, esta trabajando todo el tiempo?
Gracias por seguirme!

Diana dijo...

Hola Errante

Me encanta como escribes. Pues te contaré que yo estuve en Egipto largo tiempo viviendo por allá. Y, pues si, ellos --los árabes-- nos consideran libres, y libres es sinónimo de chicas fáciles. Me alegro mucho que no te pasó nada pues a veces los árabes y beduinos se pueden pasar de vivos y bueno... hay mil historias.

Muy divertido el post ;)

Saludos

Rosita dijo...

Hola, saludos desde Venezuela.. interesante tu experiencia, yo estuve un mes en el desierto de Wadi Rum, y ahora soy novia de un beduino.. a ver.. te contare un poco lo que vive alli.. yo no digo que los hombres en general sean unos santos, pero, a veces las turitas tienen un grando de culpa.. xq digo esto.. nosotros en Sur Amèrica somos màs reservados pero, muchas chicas de Europa solo van al desierto en busca de una cosa: sexo, al quedarte sola con un hombre este pensara que tu quieres algo con èl... te lo digo porque hable mucho de este tema con mi beduino y aparte xq estuve un mes en un campamento donde cada dia llegaban turistas y la verdad muchas chicas se le insinuaban a mi novio (beduino) y no les importaba que yo estuviera alli... es un tema complejo.. por otro lado no te haran nada que tu no quieras que haga xq el wadi rum es una reserva cuidad por policias... demàs esta decir que encontraremos cualquier tipo de persona en el mundo... yo tengo algunas experiencia en Wadi Rum, algunas buenas otras no... solo cuando me di cuenta que no estaba en Venezuela, que los hombres son diferentes (su mentalidad) disfrute del paisaje... :=) muchos saludos y gracias por compatir tu experiencia..